lunes, 4 de febrero de 2008

Cronopios, reproducciones 1. Febrero 4, 2008

.
Si algo puede salvarnos será ir todos al tiempo … . I. R.
Feliz año de Nacho
Pregón para un tiempo sin tiempo
.
Envío de Lina María Pérez < linmarperez@gmail.com > . GRACIAS A ELLA.
para NTC < ntcgra@gmail.com > fecha 04-feb-2008 , 6:59
asunto Feliz año de Nacho
Hoy, cuando todavía resuenan los convencionales "Feliz año" y los ecos de tutainas inanes cantadas para "yo me remendaba, yo me remendé, yo tuve un remiendo, yo me lo quité", resulta actual el mensaje que mandó Ignacio a fines del 2003. LMP
Diciembre 31 de 2003
Pregón para un tiempo sin tiempo
Saludo de Ignacio Ramírez
.
Para Cronopios el tiempo es una noria que muele agua de sombra y enluna laberintos y figuraciones. Ayer hoy y mañana son palabras bastonazos de ciego que no son el tiempo ni pueden darle identidad a algo que palpita en la amnesia del movimiento: gota, grano de arena, diminuto soplo, historia, cuento, almanaque, reloj, no ser, no estar, estar y ser: lo único que produce el tiempo es tiempo.

Por eso, cada año, cuando el 31 de diciembre acosado por el 1º de enero insta a la gente a reciprocicarse feliz año, Cronopios piensa ¿feliz año? y asoma la nariz a la ventana y huele el tiempo de la pólvora y el desasosiego y ve la ciudad loca y palpa el campo muerto y otra vez se pregunta ¿feliz año? y se espeluca y se ayulela y no se siente capaz de decir a voz en cuello feliz año porque una cosa es el deseo, la fantasía, y otra este río del tiempo repleto de cadáveres y ardido por la sed de los hambrientos.

Porque creer es crear y crear es creer, creemos entre todos plataforma para la quimera, sustento para la esperanza, crear para creer que 2004 se saldrá del tiempo y crearemos espacio para la utopía: escribir, pintar, danzar, actuar, cantar, proclamar los desvaríos del arte y la cultura como lenguajes cuerdos y poderes reales para que el tiempo tenga algún sentido y el nuevo año no parezca el mismo calendario de la zozobra y el clamor sin eco.

El tiempo reclama hechos. De tiempo estamos hechos. No le daremos tiempo al tiempo. Aunque el tiempo nos tenga, nunca digamos que no tenemos tiempo. Si algo puede salvarnos será ir todos al tiempo …
+++
DECÍAMOS AYER
Envío de Lina María Pérez < linmarperez@gmail.com > GRACIAS A ELLA.
para NTC fecha 04-feb-2008, 5:53 asunto Decíamos ayer...
Nuestra pantalla no es lo mismo sin Cronopios. Pero no sólo ella. Es la vida la que no es la misma sin el pensamiento, la reflexión, el aliento diario que acogíamos para nutrir nuestros territorios vitales y estéticos, y para aprender de sus coherencias éticas. Y Cronopios era para Ignacio su razón de vivir, su más efectiva quimioterapia cotidiana. Este CRONOPIOS del 28 de julio de 2005 palabrea por sí solo. Lina María

Jueves 28 de julio 2005
ignacioramirez@cable.net.co
...

A propósito del S.O.S.
Decíamos ayer...

Por Ignacio Ramírez
Director de Cronopios

Pocas horas después de publicada nuestra nota de alerta y S.O.S. para disculparnos con nuestros suscriptores gratuitos (que son todos, sin excepción) por las fallas que se presentarían en el despacho de nuestros correos, teníamos ya en los buzones cerca de dos centenares de mensajes solidarios, que mucho agradecemos.

Es una buena manera de comprobar cómo ha sido posible establecer un puente donde siempre hubo un muro. El arte y la cultura somos todos y consolidar tal concepto es propósito fundamental de Cronopios.

Pero vamos al grano: ustedes pensarán que 200 o 300 mensajes provenientes de una base de datos donde están más de 50 mil conexiones, puede resultar irrisorio. Pues no: en un país estigmatizado por la política y el fútbol, embobado por la silicona y la mediocridad, acorralado por la violencia y la injusticia y amedrentado por el régimen abusivo y populista, agresivo y leonino, lograr que un número cualquiera de hombres y mujeres se pongan de acuerdo en apoyar una idea atípica para la defensa del arte y la cultura, es todo un éxito.

En todo caso, es tan desbordante la generosidad de quienes se solidarizan con Cronopios, que en un primer balance se podría contar que el respaldo moral es contundente, que hay propuestas de salvación que van desde quienes proponen suscripciones a mil pesos hasta otros que hablan de dólares y de euros, sin que falten los diligentes gestores ante organismos estatales para que den la mano a esta pequeña empresa soñadora que se ha caracterizado por su crítica permanente a la cultura oficial, sin desconocer que por el camino —entre malversaciones y tejemanejes burocráticos—, si algo plausible se registra, también aquí encuentra el eco pertinente, porque Cronopios predica y procura convertir en real la norma constitucional de un país pluriétnico y multicultural donde supuestamente todos somos iguales tanto en derechos como en obligaciones.

No publico un buzón de fragmentos de la correspondencia recibida, no solo por la cantidad que haría necesarios espacios inmensos sino también porque no estoy autorizado por los remitentes para utilizarlos de tal manera, aparte de que me ruborizo con solo pensar que voy a reproducir tantos elogios, tan fraternales y tan relumbrantes, que en lugar de buzón parecería un laberinto de espejos.

Y eso no es lo que quiero. Lo que quiero ya lo saben los Cronopios: cambiar de color y de voz a un periodismo genuflexo cuando no hipotecado o vendido al mejor postor, hacer respetar a los artistas y a los que creen en el arte y la cultura como una de las alternativas posibles frente al desastre, demostrar como la famosa gota de la piedra horadada, que el poder de la palabra y la fantasía de la creatividad son más reales y tangibles que esta amorfa sociedad acostumbrada a matarse por el dinero y la frivolidad y a hacer reverencias ante los pirómanos de las bibliotecas, los responsables del hambre y del dolor del mundo.

Cronopios quiere independencia y en consecuencia no se vende ni se alquila, porque un albergue que pertenece a todos, se comparte, congrega a la familia. Quiere amigos y gente de manos limpias y por fortuna los tiene a manos llenas.

Estoy conmovido con las bellas expresiones que utilizan los corresponsales para referirse a esta casa en el aire. Soy también realista, y hago un balance de contenidos y propuestas y el capital tangible es puro afecto, solidaridad, identidad entre quienes sabemos que Cronopios ha abierto puertas y ventanas y creado caminos de comunicación que jamás existieron en los medios convencionales. ¿Para qué más? Si durante tantos años ha logrado subsistir sin dádivas y especialmente sin agachar la cabeza ante el toma pero dame, esta no va a ser la excepción. Les aseguro que sea como sea Cronopios seguirá cumplido cada día en la cita con la otra noticia, la que nos oxigena y nos renueva . El pájaro madrugador cantando, porque la vida tiene que ser una fiesta aunque muchos se empeñen en convertirla en pesadilla.

Queridos hombres y mujeres de palabra, Cronopias y Cronopios: aquí no ha pasado nada y si acaso pasó pues ya pasó. En consecuencia sigamos el camino para celebrar el prodigio de la creación mediante las palabras, el teatro, la música, la danza, la pintura, el cine, la escultura, la mirada, el abrazo, la lúdica, el humor y el amor y todas esas cosas que nos unen y nos identifican.

El milagro no ha llegado, pero tampoco se ha muerto la esperanza. No hacen falta colectas ni teletones ni pasar el sombrero. Cronopios seguirá feliz trabajando por puro amor al arte. "Vivir es esforzarse" predicaba el cronopísimo Porfirio, quien además pidió prestado a Montaigne el epígrafe diáfano para su canción de la vida profunda: "La vida es cosa vana, variable y ondeante". Una y otra sentencias caen ahora como anillo al dedo. ¿De qué valdría lanzarse como aprendiz de Cronopio si el postulante se diera por vencido al primer resbalón en la rayuela? ¡Cómo me gusta ese poema máximo en lo mínimo, alumbrado por Gustavo Adolfo Garcés! : "La antena que trae/ las noticias de la guerra/ está llena de pájaros".

Yo no puedo olvidar a mi maestro de castellano en segundo de primaria, el profesor Guevara, quien infundió en mí una devoción extraña por Fray Luis de León, pues no se por qué razón tan temprano en la vida nos refirió a sus alumnos aquel episodio conocido que relata cómo durante cinco años fray Luis permanece aislado en una celda de la Inquisición sin saber quién le acusa y, durante algún tiempo, de qué se le acusa. No obstante, será en la cárcel donde escribirá algunos de sus mejores y más famosos poemas. Y cuando sale libre del proceso con más vigor y energía moral que antes, si bien su salud queda quebrantada, torna a la cátedra de Salamanca como si nada hubiera acontecido y comienza su clase con el famoso 'Decíamos ayer...' que indica su triunfo interior, por encima de sátrapas y de inquisidores. Yo, que de Fray Luis no tengo nada, y que la única jaula que padezco es la de mis propios huesos vallejianos, me regocijo recordándolo como punto de apoyo. Y solo digo: ¡Gracias, gracias, gracias!
--------------------------------------------------------------------------------
Nota especial para quienes enviaron sus mensajes tras el S.O.S: Gracias, Cronopios y Cronopias. Sus palabras y sus actitudes de solidaridad me llegaron al alma. Como me resulta imposible responder de inmediato, les prometo que uno a uno iré cumpliendo con decirles lo mismo: ¡Gracias, gracias, gracias! Y sigamos el camino... ¡que no nos caiga la noche!
--------------------------------------------------------------------------------
Cronopios es una casa de puertas abiertas donde la cultura sí es noticia. Cronopios trabaja por puro amor al arte.
+++

Agregados "conectados" (por NTC ... )

Conversando con El Pensador (de Rodin)
---


Auguste Rodin (1840 – 1917)
---
EL BESO
Auguste Rodin (1840 – 1917)
Fuente: http://www.foroxerbar.com/viewtopic.php?t=5661
Allí: Algo sobre Rodin y otras bellísimas imagenes de algunas de sus obras.
+++
Actualizó: NTC ... / gra. Feb. 4, 2008